Author

somossostenible

Browsing

El Perú es un país con una enorme diversidad cultural. Una parte de esta rica diversidad se puede observar en las comunidades nativas que habitan en nuestro territorio.  Ellas aportan mucha historia y riqueza cultural. Sus costumbres, lenguas y tradiciones se han mantenido casi intactas por siglos. Y son tan diversas de lo que seguramente imaginas o tienes conocimiento.

En Somos Sostenibles queremos difundir las comunidades nativas del Perú para promover su reconocimiento y valoración. Por eso, en este artículo daremos a conocer varios detalles al respecto, que incluyen algunos datos estadísticos.

Pero, antes que nada, es importante que definamos qué son los pueblos originarios para comprender mejor las características de las comunidades nativas.

¿Qué es un pueblo originario?

Es aquel que tiene su origen en tiempos anteriores al Estado. Conservan todas o parte de sus instituciones sociales, económicas y políticas distintivas. Además, presentan la conciencia colectiva de poseer una identidad indígena u originaria. En el Perú viven actualmente 55 pueblos indígenas u originarios. De ellos, 51 son originarios de la Amazonía y 4 de los Andes.

Las personas que son parte de pueblos originarios habitan en comunidades. De ahí que nos enfocamos en las comunidades nativas.

Algunas estadísticas sobre las comunidades nativas

De acuerdo con el III Censo de Comunidades Nativas realizado por el el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) realizado en el 2017, en el país existen 2703 comunidades nativas, conformadas por una población de 418 364 personas.

Las regiones con mayor cantidad de comunidades nativas son Loreto con 1170 comunidades nativas; Ucayali, 383; Amazonas, 362; Junín, 285; Pasco, 183; San Martín, 134; Cusco, 100; Madre de Dios, 37; Huánuco 22; Cajamarca, 17 y Ayacucho, 10.

Comunidades-nativas

Por otro lado, el pueblo Ashaninka concentra el mayor porcentaje de comunidades nativas con 19,24 % (520); Awajún, 15,50 % (419) y Kichwa, 11,65 % (315 comunidades). Por el contrario, los pueblos indígenas u originarios que presentan el porcentaje más bajo de comunidades nativas (0,04 %) son: Resígaro, Quechuas, Marinahua, Jíbaro, Chapra y Chamicuro (1 comunidad nativa cada uno). Le siguen con 0,07 % los pueblos Arabela, Kakinte, Nahua y Ocaina (2 comunidades cada uno).

¿Qué lenguas hablan se hablan en estas comunidades?

En nuestro país se hablan 48 idiomas originarios. De ellos, cuatro son andinos: el quechua y sus variantes, así como el aimara; mientras que 44 pertenecen a pueblos amazónicos.

Las lenguas originarias son la expresión de una identidad colectiva y de una manera distinta de concebir y de describir la realidad. Por lo tanto, gozan de las condiciones necesarias para su mantenimiento y desarrollo en todas las funciones. 

La lengua indígena u originaria con el mayor número de hablantes a escala nacional es el quechua con un aproximado de 3 360 331 hablantes. Sin embargo, a nivel de comunidades nativas, las lenguas que más se hablan son el ashaninka (519 comunidades) y el Awajún, indicado por 419 comunidades. Loreto es la región con el mayor número de lenguas indígenas u originarias históricamente habladas por su población, con un total de 29 lenguas.

peru-comunidades-nativas

Asimismo, es importante saber que las lenguas originarias son oficiales en las comunidades, distritos, provincias, departamentos o regiones en donde predominen. Actualmente, más de 40 idiomas originarios cuentan con alfabetos y grafías oficiales.

Por todo esto, creemos que se debe promover y aplicar políticas públicas que protejan y garanticen el respeto a su integridad, identidad, costumbres y tradiciones. Asimismo, es necesario que las personas de estas comunidades reciban atención de las instituciones en su lengua nativa, ya sea en educación, salud, justicia u otros.
Pluspetrol contribuye con el desarrollo de las comunidades nativas al llevar a cabo el Programa de electrificación y energía en las poblaciones Yine y Matsigenga.

El bosque amazónico es un espacio único en el mundo. Tiene una extensión de 6,7 millones de kilómetros cuadrados y abarca el territorio de ocho países: Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, y un territorio de ultramar: la Guayana Francesa. Además, se trata del único bosque tropical que queda en el mundo.

A pesar de todo ello, el bosque amazónico está en constante peligro debido a diversos factores, como los incendios, la deforestación para ganar para la agricultura y la ganadería, la explotación de recursos fósiles, entre otras amenas.

Por eso, en Somos Sostenibles queremos dar cinco razones por las que es fundamental que el bosque amazónico sea protegido y preservado por todos.

1. Es el pulmón del mundo

El bosque del Amazonas contribuye a estabilizar el clima mundial. Esto se debe a que en ella se generan de 90 000 millones a 140 000 millones de toneladas métricas de carbono, lo que ayuda a estabilizar el clima tanto local como global.

Bajo condiciones naturales, las plantas extraen el CO2 de la atmósfera y lo absorben en la fotosíntesis, un proceso creador de energía que produce: oxígeno, el cual es liberado de nuevo en el aire. 

2. Es un gran aliado contra el cambio climático

Los bosques deforestados son la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero. La deforestación para obtener tierras para la agricultura libera gases de efecto invernadero a la atmósfera y desestabiliza el clima.

Por eso, las áreas protegidas son esenciales para ayudar a la naturaleza a adaptarse al cambio climático, manteniendo o aumentando la salud de los ecosistemas, su integridad y la conexión entre ellos. Estas pueden amortiguar los impactos de los eventos climáticos extremos. 

Por lo tanto, sin bosques tropicales el efecto invernadero probablemente sería aún más pronunciado, y es posible que el cambio climático empeore aún más en el futuro. De esta manera, la salud del planeta entero depende de esta región.

Por suerte, en la Amazonía hay más de 390 áreas protegidas que cubren cerca del 25 % del todo el bioma amazónico. Por eso, son esenciales para la conservación del medioambiente.

3. Biodiversidad

La selva amazónica por sí sola representa el 10 % de la biomasa total del planeta.

Aquí viven una de cada 10 especies conocidas en la Tierra. Estas incluyen 40 000 especies de plantas y  3000 especies de peces de agua dulce. También es el hogar de más de 1000 especies diferentes de aves y más de 370 tipos de reptiles. Y aún se siguen descubriendo nuevas especies.

Asimismo, la selva amazónica es el refugio de especies en peligro, como los delfines de río y los jaguares. De igual manera, es uno de los últimos refugios de la Tierra para jaguares, águilas arpías, perezosos, monos araña y ranas venenosas. 

Preservar la biodiversidad es importante porque garantiza la sostenibilidad de todas las formas de vida. La conservación de la biodiversidad también contribuye a la estabilización de otros ecosistemas de la región. El enorme arrecife de coral del Amazonas, por ejemplo, es el hábitat de corales amenazados por el calentamiento global.

biodiversidad-bosque-amazóino

4. Hábitat natural de muchas comunidades

Más de 30 millones de personas, incluidos 350 grupos indígenas y étnicos, viven en la Amazonía y dependen de la naturaleza para la agricultura, la vestimenta y las medicinas tradicionales. Estas personas poseen una riqueza natural que se ha mantenido casi intacta por siglos, y que es necesario preservar y revalorar.

5. Es una enorme fuente de servicios ecológicos

El bosque del Amazonas garantiza servicios ecosistémicos como agua potable, alimentos y medicinas. La selva amazónica produce grandes cantidades de agua para toda Sudamérica. El río Amazonas bombea al año alrededor de 7 billones de toneladas de agua y sus bosques reciclan del 50 % al 75 % de la lluvia anual en la región.

Los productos de la selva tropical se venden en todo el mundo: cacao, frutas tropicales y productos autóctonos.

Finalmente, las especies nativas de la Amazonia también son importantes para la producción de medicinas. Los científicos creen que menos del 1 % de las especies de las especies de plantas amazónicas han sido estudiadas en detalle para conocer su potencial medicinal.

Pluspetrol promueve la conservación del medioambiente con el Programa de Monitoreo de la Biodiversidad que monitorea y evalúa el estado de la biodiversidad de la fauna y flora del Bajo Urubamba. De igual manera, se identifica y se registran las especies exóticas que se encuentran en la zona para su control y protección.

La tecnología y el medioambiente no tienen por qué ser incompatibles e ir en veredas separadas. En la actualidad, existen tecnologías emergentes que pueden ayudarnos a mitigar los efectos del daño al medioambiente.

Se trata de tecnologías limpias, sostenibles y amigables con el medioambiente que tienen el potencial de transformar nuestro futuro hacia uno donde los residuos sean mucho menores y se utilice energía verde.

A continuación, damos a conocer cuatro de los más importantes.

1. Vidrio fotovoltaico

¿Imaginas que cada ventana en un edificio pueda generar energía? Esto se podría lograr con el vidrio fotovoltaico, una tecnología emergente del cual se está hablando mucho en círculos de diseño y sostenibilidad.

vidrio-foto-voltaico-cuidado-medioambiente

La tecnología del vidrio fotovoltaico utiliza un revestimiento fotosensible para el cristal, que puede ofrecer diversos grados de transparencia, y que sirve para transformar en electricidad la energía solar que recibe.

Los vidrios fotovoltaicos sustituyen a los materiales de construcción tradicionales de las fachadas de los edificios y, además, aprovechan la radiación solar para transformarla en energía. Todo esto sin perder en estética, pues hay paneles solares de vidrio con un alto nivel de transparencia, que se pueden utilizar para ventanas, y de diferentes colores y tamaños.

Por si fuera poco, permiten la iluminación natural sin descuidar la protección contra la radiación UVA e infrarroja, mejoran el aislamiento térmico y acústico y reducen las emisiones de CO2.

2. Plástico hecho a base de plantas

Uno de los principales contaminantes del suelo y del agua son los plásticos: bolsas, botellas, cañitas, entre otros. Este material demorar varias décadas en descomponerse, por lo que se acumula en enormes cantidades hasta causar graves problemas de contaminación.

Sin embargo, en la actualidad existen diversos proyectos que buscan aprovechar las propiedades de algunas plantas para producir un tipo de plástico biodegradable y, en consecuencia, ecológico.

Según la revista norteamericana Nature Biotechnology de este mes, un grupo científico logró producir una planta genéticamente modificada que es capaz de fabricar un polímero orgánico en sus semillas. Este polímero puede ser procesado para convertirse en un plástico biodegradable.

Los científicos dijeron que el próximo paso de su investigación será refinar el proceso de modificación genética de tal forma que sea más eficiente la producción del plástico biodegradable.

3. Autos eléctricos

autos-electricos-cuidado-medioambiente

Los autos eléctricos son aquellos cuyo motor es capaz de convertir la energía de una batería en energía mecánica, posibilitando el movimiento del vehículo. Estos se caracterizan por emitir 66 % menos dióxido de carbono que los vehículos de petróleo y diesel. Y con las industria automotor y del transporte que es responsable del 75 % de las emisiones de carbono, esa es una estadística importante.

La electricidad utilizada para cargar los autos también pueden venir de fuentes renovables, como la solar o la eólica. Asimismo, la producción de autos eléctricos es más ecoamigable que la fabricación de autos petroleros o de diesel, ya que se emplean materiales ecoamigables.

4. Concreto ecológico

El concreto convencional está hecho con arena, roca, agua y un material cáustico llamado cemento Portland, que se elabora a partir de piedra caliza hidráulica. Sin embargo, la fabricación y el transporte de los materiales para el cemento Portland consume muchos recursos y energía: se libera aproximadamente una tonelada de dióxido de carbono a la atmósfera por cada tonelada de cemento Portland que se elabora.

Una alternativa al concreto convencional es el concreto ecológico, que además de ser más duradero y resistente, tiene la capacidad de absorber el esmog y otros contaminantes, lo que incrementa la calidad del aire.

Estas tecnologías están en continua evolución. El objetivo de la tecnología ecoamigable debe ser lograr la integración total en nuestra vida cotidiana.

En Pluspetrol creemos en la compatibilidad de la tecnología con el medioambiente, por eso creamos Somos Sostenibles, un programa dedicado a promover el desarrollo sostenible.

El Perú es una tierra que tiene la dicha de contar con ingentes cantidades de recursos naturales. Sin embargo, en el aspecto de sostenibilidad y de ser amigable con el medioambiente, muy pocos se comparan con el gas natural que proviene de Camisea.

Desde el descubrimiento de este recurso natural en la década de 1980 y su posterior explotación a inicios del 2000, el gas de camisea ha dado lugar a una transformación en la generación de energía para el transporte, el hogar y diversas industrias.

Conoce más sobre este megaproyecto en las siguientes párrafos.

¿Qué es camisea?

Camisea es una zona ubicada en la selva de la región Cusco. Alí se encuentra la reserva de gas natural más importante del país. Es diez veces mayor que cualquier otra descubierta en nuestro territorio y una de las más importantes de Latinoamérica. Por lo tanto, se trata del proyecto energético más importante del país, el cual consiste en la explotación, transporte y distribución de gas natural y líquidos de gas natural.

El gas natural para el consumo nacional se transporta hasta Lima, Callao e Ica, donde se utiliza para fines residenciales, comerciales, industriales, como combustible vehicular, así como para generar electricidad, la cual luego se distribuye a nivel nacional a través de la infraestructura de transmisión existente en el Perú.

Gracias a sus características, el proyecto de Camisea se ha convertido en un ícono y modelo a nivel internacional. Se trata de una muestra ejemplar de ingeniería, desarrollo logístico e infraestructura en un entorno de alta sensibilidad social y ambiental.

La infraestructura del proyecto

infraestructura-proyecto-camisea

Primero, se extraen los hidrocarburos para ser procesados en la Planta de Separación Malvinas. En esta planta, se eliminan el agua y las impurezas y además se separa el gas natural seco (metano y etano) de los denominados líquidos de gas natural (LGN).

Para el transporte del gas desde los yacimientos, se realizó la construcción y operación de dos ductos: uno para gas natural (714 km) y  un poliducto para líquidos de gas natural (540 km). Los dos ductos corren en paralelo desde los campos de Camisea, ubicados a 431 km al este de Lima, hasta la costa central, al sur de la misma ciudad, donde el ducto de líquidos termina en una planta de fraccionamiento de líquidos.

Para complementar las actividades de Camisea, se construyó en Pisco la planta de fraccionamiento de líquidos de gas natural y el terminal de despacho marítimo. La operación representa un gran desafío por la complejidad tecnológica para el emplazamiento de cañerías submarinas en un espacio ecoturístico y socio ambientalmente sensible.

Camisea y el medioambiente

camisea-y-el-medioambiente

Camisea muestra un fuerte compromiso para garantizar el desarrollo de todas sus operaciones en armonía con el medio ambiente. Entendiendo la complejidad ambiental y social del entorno, la gestión ambiental y social fue considerada como un aspecto clave a la hora de definir alternativas de diseño y técnicas de operación. Por tal motivo, allí se lleva a cabo una operación de tipo off shore in land, que consiste en operar en tierra como si se tratara de una producción en mar (logística aérea y fluvial y sin apertura de caminos).

La región es reconocida por su alta diversidad biológica, para lo cual se han diseñado herramientas especificas de gestión ambiental, incluyendo medidas de manejo orientadas a una mínima intervención y la implementación de programas ambientales participativos y sostenibles en el tiempo.

Datos y cifras:

  • Camisea tiene unas reservas probadas y probables de gas natural que ascienden a 11 trillones de pies cúbicos.
  • Contribuye con el 92% de la producción fiscalizada de gas natural en el Perú.
  • Más del 40% de la energía eléctrica del país es generada con Gas Natural de Camisea

Pluspetrol es una de las empresas encargadas del proyecto Camisea. Su responsabilidad con el medioambiente ha hecho que lleve a cabo programas de monitoreo, los cuales puedes conocer en Somos Sostenibles.